El tenis de mesa se incluyó en los primeros Juegos Paralímpicos de Roma en 1960 y ahora se estima que tiene más de 40 millones de jugadores competitivos y millones de jugadores recreativos.

El tenis de mesa es el tercer deporte paralímpico más importante en cuanto a número de atletas y se practica en más de 100 países. Este deporte está regido por la Federación Internacional de Tenis de Mesa a través del Comité Internacional de Tenis de Mesa (IPTTF).

Los deportistas de todos los grupos de discapacidades físicas, aparte de los que tienen problemas de visión, pueden competir en clases de pie o sentados. Los atletas con discapacidad intelectual también pueden competir.

Hombres y mujeres pueden participar en eventos individuales, dobles o por equipos. Los partidos consisten en cinco series de 11 puntos cada una y se juegan al mejor de cinco.